electricista economico animal hospital


El Ayuntamiento Dará Empleo A Otras 44 Personas

En Luz Actual encontrará una amplia gama en iluminación y lámparas tanto para particulares como profesionales del sector de la iluminación. Si ya se tiene una orden de deportación es un poco más complicado lograrlo dado que se tiene que hacer el trámite desde el país de origen de la persona por el hecho de que se debe ejecutar la orden de deportación, y de igual forma, las personas que han solicitado refugio en el país tienen que salir de Canadá para hacer su trámite, dado que cuando solicitaron el estatus de protección automáticamente se le dio una orden condicional de salida, la cual se debe ejecutarla.

La regulación que establece que los consultores de inmigración deben ser acreditados por una entidad nombrada por el gobierno para licenciar, controlar y disciplinar a los consultores de inmigración fue establecida en el año 2004, y desde entonces, si un cliente toma los servicios de un consultor que no esté acreditado por la Canadian Society of Immigration Consultants, su solicitud será devuelta por Inmigración, y en casos ante tribunales, no se les permitirá representar al cliente.

Dada la historia de los últimos años en término de los programas para trabajadores calificados, es casi seguro que las personas que se encuentran en el país con un permiso de trabajo con una oferta de trabajo van a poder seguir haciendo el trámite para la residencia permanente en Canadá, pero no así las personas que no tengan permiso de trabajo, quienes probablemente van a quedar descartadas de esta posibilidad.

Esto lo que significa es que si existe la posibilidad de que haya una empresa que necesite los servicios de un pariente, de un amigo, lo mejor que se puede hacer es hacer el trámite con esta empresa y buscar la obtención de un permiso de trabajo, traer a esta persona por medio de dicho permiso, y después procesar la residencia permanente ya una vez estando en el país.

Pero no se debe pensar solamente en los programas que posee el gobierno federal en este momento, ya que desde los últimos 5 años aproximadamente cada provincia de Canadá tiene también sus programas específicos para traer trabajadores a sus provincias, los cuales son conocidos como Provincial Nominee Program” (Programa de Nominaciones Provinciales).

Estos programas provinciales siguen intactos a pesar de la implementación de la Ley C-50, y por tanto cualquier provincia que seleccione a una persona, esta persona automáticamente aplica para la residencia permanente en Canadá ya que el gobierno federal no puede intervenir en la selección que haya hecho la provincia de acuerdo con sus necesidades especificas.

En ambos casos, en los programas provinciales y en los federales, hay que tener en cuenta que existen distintas maneras de conseguir un permiso de trabajo: la persona se puede poner en contacto con una Agencia de Empleo con una empresa de Caza Talentos, dependiendo del tipo de profesión u oficio que la persona tenga, y dicha empresa se puede hacer cargo de encontrarle trabajo en Canadá.

Personalmente considero que lo peor de esta nueva ley aprobada únicamente con los votos del Partido Conservador es la arbitrariedad con la cual se va a tratar a los solicitantes de residencia en el país, dado que será únicamente la decisión en este caso de la actual Ministra de Inmigración y de sus administradores lo que va a decidir quiénes pueden y quiénes no pueden llegar al país.

Otro de los efectos sensibles que tendrá la nueva legislación recaerá en el área de razones humanitarias y compasión, dado que el plan que había planteado la Ministra Finley era que ya no se iba a poder hacer este tipo de solicitudes desde fuera del país, lo cual obviamente limitará el procesamiento de solicitudes de residencia para un número impresionante de familiares que van a quedar estancados en el país de origen.

Porque hasta 1997, un mecánico, una secretaria, un soldador, personas que eran obreros calificados, podían aplicar para la residencia sin ningún problema al igual que un contador un ingeniero, pero a partir de 1997 hubo un cambio por el cual prácticamente se eliminó la posibilidad de que los obreros calificados pudieran obtener la residencia bajo el programa de ‘skill workers'.

Estos requisitos son para todos los trabajadores que llegan a Canadá con permisos de trabajo como resultado de los Tratados de Libre Comercio, para los trabajadores que llegan a través del programa de trabajadores de desarrollo de tecnologías, y en general para los trabajadores que llegan bajo aquellos programas para los cuales se necesita una autorización del Departamento de Recursos Humanos.

Realmente el Departamento de Inmigración se ha puesto mucho más duro últimamente y le está prestando bastante atención al trato que se le esta dando a los trabajadores extranjeros en el país, lo cual así debe ser dado que de acuerdo a la filosofía del gobierno canadiense, el trabajador extranjero no se trae a este país para ser explotado ni para que incremente los ingresos de las compañías, sino que se traen para suplir una necesidad de mano de obra calificada.

En este sentido, es importante que los trabajadores temporales que se encuentran ya en el país tengan en cuenta esta información a fin de que hagan valer sus derechos desde el primero momento en que son contratados, ya que de lo contrario, si por necesidad por ejemplo aceptaran trabajar por una fracción de lo que inicialmente les ofrecieron, al final no solamente van ha haber sido explotados en Canadá, sino que además no podrán obtener una extensión de su permiso de trabajo en Canadá.

No obstante, no fue sino hasta tiempo después, y a través de un amigo de esta persona, que de hecho fue la persona que le recomendó que llegara a mi oficina, que nos enteramos que este señor tenía toda la intención de vivir con su pareja pero que no podía casarse con ella en estos momentos dado que él todavía estaba casado legalmente con otra persona, aunque desde hacía tiempo que no vivía ya con su esposa.

La semana pasada salió publicado en diversos medios de comunicación del país una información proporcionada por el gobierno canadiense en el sentido de que se está investigando la realización de matrimonios falsos en países del exterior, a través de los cuales algunas personas buscan inmigrar a Canadá al ser patrocinados por sus parejas canadienses.